martes, enero 22, 2008

Síndrome de los veintitantos

Es la tercera vez en unos meses que me mandan este correo y la verdad es que ya me apetece analizarlo. Porque sí, tengo veintitantos años, 24 para ser exactos, pero yo no me veo inmersa en ningún tipo de crisis la verdad. Para ser sinceros estoy en la mejor época de mi vida. Quien no piense lo contrario que se quede con la 'letra cursiva' ; y quien piense igual que yo que se quede con lo que está entre paréntesis (utilizados para poner aquella información que no es de tanta importancia, pero en este caso es totalmente lo contrario) y negritas.

Le llaman la 'crisis del cuarto de vida'.
(¿Cuarto de vida? ¿Es que alguien nos asegura que vayamos a llegar a los 100 años de vida? Vaya ridiculez, y esto no ha hecho más que empezar).

Te empiezas a dar cuenta que tu círculo de amigos es más pequeño que hace unos años. (Ni más pequeño ni más grande, simplemente son diferentes, los buenos se quedaron, y los nuevos en algunos casos son mejores).

Te das cuenta de que cada vez es más difícil ver a tus amigos y coordinar horarios por diferentes cuestiones: trabajo, estudios,pareja, etc...
(¿Y si los amigos los tienes en el trabajo? La gente que escribió esto no tiene ni idea; y a los que no son del trabajo pues también los veo más, que tontería).

Y cada vez disfrutas más de esa cervecita que sirve como excusa para charlar un rato.

(Eso es cierto, pero no ahora, siempre he disfrutado con esa cervecita que sirve como excusa para todo).

Las multitudes ya no son 'tan divertidas'... hasta a veces te incomodan.

(Pero vamos a ver. ¿A quién le han preguntado? A mí no desde luego. Las multitudes son divertidas, gente de todo tipo a tu alrededor, oliendo a humanidad jaja. ¿Hay alguien a quien no le guste un concierto, unos carnavales, una rama o algo de eso?).

Y extrañas la comodidad de la escuela, de los grupos, de socializar con la misma gente de forma constante.

(Ni en broma. No se extraña nada. Y me quedo con la gente que vale de verdad. Ha llegado gente nueva a mi vida y algunos ya son como si los conociera de siempre. Es aburrido 'socializar' como dicen, siempre con la misma gente. Renovarse o morir señores).

Pero te empiezas a dar cuenta que mientras algunos eran verdaderos amigos otros no eran tan especiales después de todo.

(Idem de idem. Los que valen han estado, están y estarán siempre; los que no valen, pues que quieres que te diga, sino valen no merece la pena ni pensarlo vamos).

Te empiezas a dar cuenta de que algunas personas son EGOÍSTAS y que, a lo mejor, esos amigos que creías cercanos no son exactamente las mejores personas que has conocido y que la gente con las que has perdido contacto resultan ser amigos de los más importantes para ti.
(Si es verdad que da pena darse cuenta de las cosas tarde. Pero no hay mal que por bien no venga. Si de verdad había algo especial volverá, eso seguro).

Ríes con más ganas, pero lloras con menos lágrimas, y con más dolor.
(Esto tampoco es cierto. Yo por lo menos río con más ganas si, pero sigo llorando como una magdalena. Lo del dolor es verdad. Cuando eres pequeño lloras por tonterías; ahora cuando lloras, suele ser por cosas que duelen).

Te rompen el corazón y te preguntas como esa persona que amaste tanto te pudo hacer tanto mal.

(¡Qué va! ¡Ni loca! A esta edad ya no estamos para esas cosas, al contrario, ya venimos de vuelta y sí, te preguntas cómo pudieron hacerte tanto daño, pero el que rompe el corazón eres tú).

O quizás te acuestes por las noches y te preguntes por qué no puedes conocer a alguien lo suficientemente interesante como para querer conocerlo mejor.

(A esta edad y después de haber recibido tanto palo, una ya no quiere ni conocer a nadie).

Pareciera como si todos los que conoces ya llevan años de novios y algunos empiezan a casarse.

(Pues felicidades a todos ellos, de corazón, me encantará ir a las despedidas de solteras. Pero yo no tengo ninguna prisita de verdad. Aprovecho la ocasión para felicitar a mi amiga Ger que se casa el 30 de marzo; ¡vamos pa Sevilla!).

Quizás tú también amas realmente a alguien, pero simplemente no estás seguro si te sientes preparado para comprometerte por el resto de tu vida.

(No amo a nadie, por lo tanto no tengo que estar segura de comprometerme ni chuminadas de esas. Cuando llegue el momento tampoco: "no señor yo no me casaré, así le digo al cura y así le digo al juez").

Los ligues y las citas de una noche te empiezan a parecer baratos, y emborracharte y actuar como un idiota empieza a parecerte verdaderamente estúpido. Salir tres veces por fin de semana resulta agotador y significa mucho dinero para tu pequeño sueldo.

(Llegados a este punto, sinceramente quien me conozca sabe lo que opino, lo que hago, las veces que salgo, si me emborracho, si no, si tengo citas de una noche, si no, etc. Lo que tengo claro es que aquí no voy a plasmarlo jaja. Sólo una cosita: si puedo hacer algo por no perdermelo, no me lo pierdo, amén).

Miras tu trabajo y quizás no estés ni un poco cerca de lo que pensabas que estarías haciendo.
(¿Pero qué me estás contando? No tienes ni idea. Acabé la carrera y tras pocos meses encontré trabajo de lo mío, que para como están las cosas hoy en día no veas).

A veces te sientes genial e invencible, y otras...solo,con miedo y confundido.

(Esto les pasa a los de 5, a los de 12, a los de 16, a los de 25, a los de 34, a los de 40, a los de 50, etc, etc,...).

De repente tratas de aferrarte al pasado,pero te das cuenta de que el pasado cada vez se aleja más y que no hay otra opción que seguir avanzando.

(Tampoco te doi la razón aquí. Lo pasado pasado está; hay que mirar hacia delante con optimismo y positividad).

Te preocupas por el futuro,préstamos, dinero... y por hacer una vida para ti.

(Eso sí un poquillo. Pero tampoco llega a ser una preocupación, de hecho no tengo ni prisa, con lo bien que se está en casa de los 'viejitos' jeje).

Lo que puede que no te des cuenta es que todos los que estamos leyendo esto nos identificamos con ello.

(¡Eso es mentira! Yo no, y más de uno que conozco tampoco. Quiero ver ese sondeo).

Todos nosotros tenemos 'veintitantos' y nos gustaría volver a los 15-16 algunas veces.

(Yo volvería si me dejaran ir con todo lo que sé ahora, sería un punto ¿eh? Pero me quedo con la vida que tengo ahora mismito).

Parece ser un lugar inestable, un camino en tránsito, un desbarajuste en la cabeza... pero TODOS dicen que es la mejor época de nuestras vidas y no tenemos que desaprovecharla por culpa de nuestros miedos...

(¿Te importaría aclararte? En el anterior párrafo dices que a 'todos' comos nos llamas tú, nos gustaría volver. ¿Y ahora nos vienes con que los mismos 'todos' dicen que es la mejor época de nuestras vidas? Que va que va).

Parece que fue ayer que teníamos 16...
¿¡Entonces mañana tendremos 30!? ¿¿¿¡¡¡Así de rápido!!!???

(Así de rápido según quieras vivirlo. Si te empeñas en ver todo negativo, todo lo que has perdido, amigos, colegio, amores,..., seguramente llegarás a los 30 no mañana, pero a lo mejor pasado mañana si. Ahora, si en vez de mirar las cosas que has ganado, nuevos amigos, un trabajo, nuevos amores, nuevas experiencias, nuevas fiestas,..., seguro, y esto te lo prometo yo, no es que no cumplas 30 mañana, ni pasado, ni el otro. No los cumplirás nunca).

3 comentarios:

Netito dijo...

Uf, yo tuve la crisis de los 14 y me duró hasta la de los 30, así que no, a los 24 no, la verdad....

SI NO TE MATA, TE HACE MÁS FUERTE dijo...

¡¡¡QUE GRANDE ERES DESI!!!

¿Recuerdas lo que te dije el otro día?

Que para sacarle provecho a esta única vida (nadie ha venido del más alla, a decirme lo contrario),tienes que vivir muchas cosas en intervalo de tiempo.

Probablemente el que haya escrito esto tenga estudios y todo, pues tanto estudiar pa mierda, no le ha servido para nada.

Que razón tienes con lo de...
Le llaman la 'crisis del cuarto de vida'.
(¿Cuarto de vida? ¿Es que alguien nos asegura que vayamos a llegar a los 100 años de vida? Vaya ridiculez, y esto no ha hecho más que empezar).
Juas, Juas, Juas.

Es verdad, no hay que mentir, que vendería mi alma al diablo no por tener 24 sino por tener 29, lo reconozco, PERO QUE ME QUITEN LO BAILAO.

No me mosqueo porque tenga alguna canita en un huevo (perdonen mi lenguaje) no me acuerdo si en el derecho o en izquierdo o en el del centro (increible pero tengo 3, jajaj).

Yo tengo la crisis de la hipoteca, la crisis del trabajo, la crisis de la familia, pero de edades, todavía no.

Por lo tanto y despues de este resao, me quedo con los parentesis de mi niña.

Y Desi yo no me rocé la cebolleta...Juuuuuuuuuuuuuuuuassssss

Txemita dijo...

Uy...desi la crisis de los veintitanto es creer no tener ninguna duda y tenerlas todas...lo digo por lo de la entrada posterior a esta ;-). Besos guapisim!