miércoles, enero 23, 2008

De preguntas y respuestas


Hoy es de esas típicas noches en las que el cuerpo te pide descansar pero por más que lo intentas no puedes. Millones de cosas invaden tu cabeza, te preguntas por qués, cuándos, cómos, etc. pero no sueles encontrar respuestas a ninguna de las preguntas. Eso sí, la capacidad de la mente es impresionante cuando se trata de inventar las respuestas, de crear historias o hipótesis.


Hacía tiempo que no pasaba una noche así y me revienta, se me había olvidado. ...Es como si el tiempo se hubiese parado en aquel mismo instante en el que abandoné mi silla. Allí se quedó todo. Quieto, parado, creo que ni siquiera respiraba ya cuando me fui, se quedó ausente. Y es ahora cuando me pregunto los porqués, los cuándos y los cómos.


Quizás no me esperaba esa ausencia repentina. Esperaba que esperara, así cómo yo corrí a su encuentro. Y ahora estoy aquí, inventando respuestas, historias, haciéndome más preguntas e inventandome más respuestas. Es posible que las encuentre, es posible que no. Pero que de esta salgo y además hoy mismo... eso lo sabe todo quisqui.


PD: La entrada es corta, pero intensa de verdad. Perdonen la rayada.
Buenas noches y buena suerte.

1 comentario:

Txemita dijo...

Lo mejor de esas noches es disfrutar de la locura momentanea de los que se creen cuerdos. Cuando la cabeza vuela, el cuerpo pierde importancia.